La cantante y pintora María Rivas es una apasionada de la música

  • Photo: Kevin Winter/WireImage.com
    Maria Rivas
  • Photo: Kevin Winter/WireImage.com
    Maria Rivas
  • 14a. Entrega Anual del Latin GRAMMY
Septiembre 25, 2013 -- 7:46 am PDT

La cantante y pintora María Rivas es una apasionada de la música - pero no solamente de un género o estilo en particular.  Rivas, que comenzó su carrera en 1990 con su extraordinario disco debut Primogénito, pareciera estar enamorada de todos los sonidos del mundo. 

Con su voz de terciopelo y acompañada por eximios músicos del jazz latino, la cantante ha demostrado su eclecticismo a través de un repertorio rico y variado que incluye elegantes versiones de clásicos como "Bésame Mucho" y "Moliendo Café"; páginas históricas del jazz como "A Night In Tunisia"; la melancolía inglesa del grupo de rock progresivo Genesis y su "Mad Man Moon" - además de sorpresas tan inesperadas como su deliciosa interpretación del himno grunge "Smells Like Teen Spirit" de Nirvana.

No sorprende, entonces, que Rivas haya sido la candidata perfecta para crear la pintura oficial que celebra este año la 14a. edición del Latin GRAMMY.  Rivas se volcó a este proyecto con toda la pasión que la caracteriza, desde el momento mismo en que le ofrecieron el trabajo.

"Cuando me dieron la noticia de que había sido elegida para realizar la ilustración del Latin GRAMMY, me encontraba en Mallorca visitando a mi familia", nos cuenta la cantante desde su casa en Venezuela.  "Afortunadamente tenía conmigo materiales de pintura, así que pude empezar a dibujar bocetos enseguida.  Una tarde, pinté la figura del gramófono, pero noté que le faltaba algo.  Como la música hoy en día se ha transformado en un arte audiovisual, decidí agregarle al cuadro un ojo saliendo del gramófono junto a las notas multicolores, reflejando así las tendencias del nuevo milenio".

El trabajo terminado fue creado con acrílicos sobre tela, utilizando colores fosforescentes y la influencia del movimiento cubista.  La soltura de las líneas y la armonía de la composición final no dejan la menor duda:  pese a que María Rivas acaba de cumplir treinta años de carrera musical, las artes plásticas han sido una presencia constante en su vida.

"El destino me llevó hacia la música, pero siempre me quedó la cosita de querer mostrarle al mundo mi estilo pictórico", explica.  "Estudié arte durante toda mi vida, y de niña tuve la influencia de mi padre, al que le gustaban Picasso y Matisse.  Él tenía un periódico, y hacía todos los rótulos y las letras, además de caricaturas.  Gracias a él aprendí el arte de la caligrafía".

Sin embargo, Rivas no llegó a colaborar con la Academia Latina de la Grabación por aspiración propia.  Lo hizo gracias a la ayuda de un amigo que creyó en su talento y postuló su trabajo sin que ella lo supiera.

"A este amigo le gusta mucho mi estilo de pintura.  Cuando se enteró que se estaba realizando la pre-selección para elegir al ilustrador de este año, me pidió que le pasara copias de todas mis obras.  Hubo una ronda final de cuatro artistas, y por suerte me eligieron a mí.  Mi amigo dice que es por la justicia romántica de la vida que finalmente recibo un reconocimiento por mi pintura".

La buena noticia ha generado en Rivas una ola de inspiración.  Después de terminar la pintura para el Latin GRAMMY, comenzó una nueva serie de siete pinturas inspiradas en algunos de sus músicos favoritos de Latinoamérica.  Uno de los cuadros rinde tributo a Agustín Lara y su tórrido amor por María Félix.  También están Oscar D'León, Astor Piazzolla, Sara Montiel, y el cantante del grupo Soda Stereo, Gustavo Cerati, entre otros.

"La idea de esta nueva colección es representar a los arquetipos y el misticismo de la música latinoamericana", dice Rivas.  "Combiné mi trazo propio con la estética de pintores como Matisse, Picasso y Chagall, el movimiento fauvista y el mundo de los comics, que siempre ha sido una gran influencia.  Para mí, Agustín Lara fue el Cole Porter del mundo latino, y María Félix la equivalente de Ava Gardner.  Los dos se vincularon en una pasión destructiva, que además generó una música tan tierna como romántica".

La idea de Rivas es exponer los nuevos cuadros durante una gira, durante la cual la cantante interpretaría clásicos del cancionero latinoamericano.

"Me encantaría llevar esta gira a Miami, pero también a Venezuela, Colombia, Argentina y otros países.  La idea del trabajo es evocar la música latina a través de las almas de todos estos grandes artistas".